Crítica Social

critica-social

Poder mediático o, no es lo mismo ni es igual

Carta tardía a Oscar J. Serrano,
Presidente
Asociación de Periodistas de Puerto Rico

No hay nada más errado que las generalizaciones. La llamada comunidad gay, que es un espectro pluridiverso, no es distinta a la multifacética comunidad heterosexual. Tampoco le son ajenos los problemas sociales, como: racismos, clasismos, misoginias, violencias, sustancias controladas, alcohol, prostitución, entre otros. Sin embargo, súmele el discrimen por orientación sexual, travestismo, cambio de género y vih/sida.

Percibo, como usted, en algunos medios de comunicación una selección de “noticia-entretenimiento” de aquello que es risible (para algunos), las personas gays. Cuando esta malsana (des)información se vuelve un patrón de conducta en ciertos medios y, peor aún, sin crítica masiva, algo anda mal.

Esto no es simplemente un problema del y para el periodismo. Esto es una consistente y anti-democrática forma de usar los medios con la finalidad de desinformar a la gente y desvirtuar lo que son las personas con orientación sexual distinta. Es una generalización burda.

El intento de generalizar y homogeneizar la diversidad de pensamientos y prácticas como método de represión y silenciamiento a este sector (y a otros sectores de la sociedad) debe ser analizado y desmantelado en todos los escenarios. Los medios son una herramienta poderosa. Éstos también deben salir del clóset y definir sus posturas, se hacen cómplices de la marginación, exclusión y atropello a través de la perpetuación de prejuicios irracionales, o asumen la responsabilidad de construir una sociedad de respeto mutuo y concienzudo, no sólo de mera “política correcta”. Los medios necesitan de una ecología informática. Los medios deben fungir como servidores de la verdad y la justicia por igual. Los medios tienen un deber ético de educar para un cambio social equitativo y justo para todos los sectores del país, no venderse a los proyectos que sojuzgan y envenenan, todos los días, tantas mentes y corazones. Sólo cuando validemos y valoremos la otra persona, toda persona, indistintamente de género, raza, etnia, orientación sexual, posición socio-económica, opción política y religiosa, por el hecho de ser humana podremos alcanzar el mejoramiento y bienestar de todos los sectores que componen a Puerto Rico. Porque todos y todas no es sinónimo de algunas o algunos con poder mediático.

Publicado en: Claridad, 12-18 de septiembre de 2007.

Advertisements

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s