Otro es el pecado

pulse-terror-attack-all-49-victims-fs_1466211362048_4912547_ver1-0_640_360

 

Por: Michelle Gotay Morales/Especial para Claridad

A las mujeres

A los infantes

A los hombres

A las personas LGBTTIQ

Al placer A Puerto Rico

A la diáspora

A los(as) hispanos(as)

A nuestra casa común, el planeta Tierra

Las calles se confunden con el cielo. – Rosana

 

El eterno discurso del pecado es el mayor odio a la humanidad. Se adoctrina a las masas a considerar que la mujer es una propiedad. A las mujeres africanas se les prohíbe el placer mediante la extirpación del clítoris desde temprana edad. Todavía resuena la animalización a personas de etnias distintas. El texto bíblico ordena despreciar y apedrear a la mujer hasta la muerte, ha validado la esclavitud de mujeres, infantes y hombres, ha exigido la muerte de los hombres que se acuestan juntos, eufemismo moralista de relaciones sexuales entre ellos. Etc.

El concepto de pecado debe repensarse. Pocas veces o nunca se considera pecado las masacres perpetuadas a los(as) judíos(as) por la Alemania Nazi, la masacre de las indígenxs de América ante la Conquista, el colonialismo y neocolonialismo de los Imperios europeos y el norteamericano, la usurpación de bienes líquidos e ilíquidos de países, la explotación de infantes en la mano de obra, la pedofilia de curas restringidos en su sexualidad y de pastores libres para sostener relaciones consensuales o matrimoniales, la avaricia humana ante los limitados recursos que provee la naturaleza y el daño causado a la naturaleza, provocado por la producción y el consumo insostenible, y los variopintos homicidios y masacres a las personas lesbianas, homosexuales, bisexuales, transgéneros, transexuales, intersexuales y queer, cuyas atrocidades más recientes fueron en Xalapa y Orlando. Estos pecados y muchos más nunca son aislados, ni realizados por una persona, porque siempre tienen como raíz el pecado, el pecado de ser diferentes a los hombres, las sexualidades, el color de piel, la edad para poder consentir, las naciones, las culturas y el mal interpretado y utilizado mandato de sometimiento y potestad.

Quien determina que tu vida es un pecado, te mata. Puede ser literal, puede ser por la tangente, pero siempre es realizado por personas que creen que están del lado correcto o sagrado del camino, de los(as) demás se puede prescindir por ser escorias profanas en el bando contrario.

La autora es estudiante doctoral en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras.

Publicado en: Claridad, En el Mundo, 30 de junio al 6 de julio de 2016: 25.

13412961_10157028665895052_7452528771166609241_n