Peregrinaje de Ángel Darío Carrero Morales, OFM.

IMG_4042 - Copy

Nace en Nueva York en 1965.  Su formación intelectual fue en filosofía, literatura y teología sistemática, realizada en México, España y Alemania. Se decidió por la línea investigativa que más tocaba su fibra espiritual y erudita, la literatura mística, la cultura (pos)moderna y la poesía.  Por la cual es invitado a disertar conferencias en Puerto Rico, Latinoamérica, Estados Unidos y Europa tanto en universidades públicas como privadas.

Ingresó a la Orden Franciscana cual “banco espiritual donde [su] puñado de talentos pudiera multiplicarse”.[1]  Será ordenado al sacerdocio en 1986, con 21 años.  Su teología está fundamentada en la felicidad:

No creo y nunca creeré en un Dios de sacrificios, sino de misericordia y de amor inclusivo. Porque sólo el amor es digno de fe y de entrega. Ahora bien, que la felicidad implique una cota de sacrificio, no hace falta demostrarlo.[2]

Se establece en la parroquia San José Obrero de Sabana Seca, Toa Baja en 1994.  El liderazgo comunitario del fraile franciscano propicia la co-fundación Niños de Nueva Esperanza en Sabana Seca a los tres años de instalarse.  Este centro tiene al arte como base pedagógica en la formación de infantes.  La creatividad artística fue la apuesta educativa ante un ambiente hostil dada la violencia social, la incidencia criminal y el rampante narcotráfico.  En esa titánica labor lo acompañaron los frailes Reynaldo Dávila, Baudilio Lorenzo y Eddie Caro.  Se acordaron varias actividades para la comunidad, como la Campaña del Chavito que les dio la posibilidad de ir al cine y volar chiringas a muchos de los niños y las niñas.  También se realizó el Campamento Al Son de la Madre Tierra en 2005, auspiciado por la Fundación Ángel Ramos y el Municipio de Toa Baja.[3]

Carrero funge como teólogo consultor de la Conferencia Latinoamericana de Religiosos/as (CLAR), junto a Carmelita de Freitas, Víctor Codina, Simon Pedro Arnold, Alfonso Murad, Antonieta Potente y Carlos Palacio.  Custodia a los Franciscanos del Caribe y preside la Conferencia de Religiosos de Puerto Rico (COR).  Durante el terremoto con magnitud de 7.3 acontecido en Puerto Príncipe, el fraile se encuentra en la capital del hermano país Haití, debido a que estaría participando del primer encuentro de las Conferencias de Religiosos del Caribe a celebrarse desde el 12 hasta el 15 de enero de 2010.[4]  Fue nombrado Teólogo Residente de la Escuela Graduada de Teología del Centro de Estudios de los Dominicos del Caribe (CEDOC).  Ejerció el peridismo cultural y es crítico de arte y literatura.  Ha sido un constante colaborador de El Nuevo Día con la columna Peregrino y Forastero desde el 1998, así como miembro de su Junta Editorial.

Ha sido presidente de la Junta de Directores del Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP) y del Centro de Bellas Artes (CBA), junto a Lilliana Ramos Collado, directora ejecutiva del Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP); Ricardo Cobián, gerente general del Centro de Bellas Artes (CBA); y Consuelo Gotay como presidenta de la Junta de la Escuela de Artes Plásticas (2013-2014).  Presidió la Comisión para el Desarrollo Cultural (CODECU) y fue miembro ex oficio de la Corporación de las Artes Musicales (CAM).

Tiene varias publicaciones destacadas, estas son: Llama del Agua (Trotta, 2001, con prólogo de Luce López-Baralt), Perseguido por la Luz (Trotta, 2008) e Inquietud de la Huella: Las Monedas Místicas de Angelus Silesius (Trotta, 2012, con prólogo de Juan Martín Velasco), su última producción literaria.  Sus poemas se encuentran incluidos en algunas antologías, entre estas: Cuerpo y Sangre (Ed. Siro López. Madrid: Siglo XXI, 2003), Salmo Fugitivo: Una Antología de Poesía Religiosa Latinoamericana del Siglo XX (Ed. Leopoldo Cervantes. Barcelona: Clié, 2010;  México, DF: Editorial Aldus, 2004) y Antología de la Literatura Puertorriqueña del Siglo XX. (Ed. Mercedes López-Baralt. San Juan: Editorial de la Universidad de Puerto Rico, 2004).

Sus poemarios han sido fuente de inspiración para nuevas creaciones y exposiciones artísticas, algunas son: El Lenguaje de los Pájaros de los artistas radicados en Nueva York, Ivelisse Jiménez y Fernando Colón (Museo de Arte Contemporáneo, 2008) y la obra Para que Sepas (Cataño: Taller el Polvorín, 2011), de Consuelo Gotay.  También su poesía ha sido musicalizada e interpretada por Nydia Caro, Danny Rivera y Tony Croatto.

Coordinó la edición crítica y artística del poemario Canto de la Locura, del poeta Francisco Matos Paoli (Terranova, 2005, con crítica de Mercedes López-Baralt y Ángel Darío Carrero y el arte gráfico de Antonio “Toño” Martorell y la pintura Quetzal de la Nada, de Rafael Trelles).  Y tuvo el honor de heredar la biblioteca teológica-espiritual del poeta nacionalista al morir en el 2000.

Fue galardonado con el Premio Nacional de Periodismo Bolívar Pagán (2008) del Instituto de Literatura Puertorriqueña por sus entrevistas a José Saramago, Jane Goodall, Gustavo Gutiérrez, Rigoberta Menchú, Gianni Vattimo, Benicio del Toro y Álvaro Mutis.  Carrero esperaba poder publicarlas en un libro con el título Lindero de la Utopía.

Editó junto a Mayra Santos-Febres, la antología de relatos En el Ojo del Huracán. Nueva Antología de Narradores Puertorriqueños (Bogotá: La Otra Orilla, Editorial Norma, 2011).

También escribió junto a los ensayistas Luis Rafael Sánchez, Mayra Montero, Ana Lydia Vega, Edgardo Rodríguez Juliá y Magali García Ramis el libro compuesto por 36 ensayos periodísticos, titulado País Nuestro. Crónicas Puertorriqueñas de Actualidad (San Juan, 2012).  En las visuales participaron Jochi Melero (fotógrafo) y Consuelo Gotay (artista plástica). Todos colaboraron de manera voluntaria a beneficio de Andanza, Compañía Puertorriqueña de Danza Contemporánea y Escuela de Baile.

Participó como guionista y lector en el documental cinematográfico Julia, Toda en Mí (Paradiso Films, 2002, 35mm, video digital de 103mnts), dirigido por Ivonne Belén y protagonizado por la actriz Cordelia González, junto al elenco actoral conformado por Benicio del Toro, Gretchen Colón y Teófilo Torres.  Cuenta, a su vez, con el testimonio de Consuelo Sáez Burgos, sobrina de la poetisa.  El documental fue presentado en varios municipios.  Al año siguiente fue galardonado con el Premio del Público al Mejor Documental en el VI Festival Iberoamericano de Cine de Montreal en 2003.

Desde diciembre de 2013 inició un tratamiento médico ante una “enfermedad imprevista”, según mencionó el poeta al renunciar a sus cargos de política cultural durante la actual incumbencia del gobernador Alejandro García Padilla.[5]  Poco tiempo después de ser atendido en Dallas, Texas, Ángel Darío fallece a causa de cáncer en Puerto Rico, el viernes 15 de mayo de 2015.[6]

Vuela Alto, padre Darío. Descansa en Paz. Te recordaremos.

[1] Carrero, Ángel Darío. “En la orden franciscana aprendí el principal secreto de la felicidad: darse uno mismo.” Periodista Digital 31 de agosto de 2011. Web.

[2] Ibíd.

[3] La historia de Niños de Nueva Esperanza, la compra de propiedades, el desarrollo de sus proyectos y las actividades llevadas a cabo pueden accederse en: http://www.ninosdenuevaesperanza.org/casaes.swf.

[4] Carrero, Ángel Darío. “¿Por qué Haití?.” El Nuevo Día, La Revista 31 de enero de 2010: 12-15. Impreso.

[5] Inter News Service. “Padre Darío Carrero renuncia a todas las presidencias culturales en el Gobierno. Asegura que es por asuntos de salud.” Metro 5 de julio de 2014. Web.

[6] Cf. CMP. “Oración por la Salud de P. Darío.” El Visitante Jueves, 23 de abril de 2015. Web.

Publicado en Claridad, Especial para En Rojo 12-18 de noviembre de 2015. 20.

fraile angel dario

Advertisements