Lesbos

Charles Baudelaire

 

Safo

 

Madre de los latinos y los griegos deleites,
Lesbos, donde los besos lánguidos o gozosos,
cálidos como soles, untuosos como aceites,
son ornato de noches y de días gloriosos;
madre de los latinos y los griegos deleites.

Lesbos, donde los besos son como las cascadas
que sin miedo se arrojan en abismos gigantes,
y corren, con sollozos y quejas sofocadas,
tormentosos, secretos, profundos y hormigueantes;
¡Lesbos, donde los besos son como cascadas!

¡Lesbos, donde una a otra las Frinés se reclaman,
donde nunca un suspiro sin eco ha de quedar,
como la igual de Pafos las estrellas te aclaman
y de Safo celosa Venus bien puede estar.
Lesbos, donde una a otra las Frinés se reclaman.

Lesbos, tierra de noches calientes, desmayadas,
que hacen que en sus espejos, con voluptuosidad
las [mujeres], de sus propios cuerpos enamoradas,
acaricien los frutos de su nubilidad.
Lesbos, tierra de noches calientes, desmayadas.

Deja que Platón frunza su entrecejo sombrío;
te [amamos] por tus besos innumerables,
amable y noble tierra, reina del dulce estío,
y por tantos refinamientos inagotables.
Deja que Platón frunza su entrecejo sombrío.

De Safo, la viril, que fue amante y poeta.

 

Advertisements