Libros Teológicos

Image

Libros Teológicos

Advertisements

Una literatura más viajera

Image
29 de octubre de 2013
Cultura
Por Ana Teresa Toro / ana.toro@elnuevodia.com

Habrá quien diga, en medio del fervor del entusiasmo, que la literatura puertorriqueña está de moda. La aseveración suena bien y se siente como una palmada en la espalda luego de una larga carrera. Pero si buscamos hablar  de romper el cerco no pequemos de insularismo.

Ahora bien, no es exagerado decir que en los últimos años cada vez  más escritores y escritoras del País han comenzado a sonar mucho más que antes -y sobre todo con mayor frecuencia- en circuitos literarios internacionales. Y ojo,  no es que no haya  habido una presencia importante de escritores puertorriqueños cuyas obras sirvieron para  internacionalizar nuestras letras hace décadas, lo que sucede es que por lo general se ha tratado de casos muy específicos. En fin, que en la Isla se sabe y  consta de sobra que existe una literatura puertorriqueña -con sus etapas y su historia- pero en el plano internacional por múltiples razones (distribución, falta de presencia editorial fuera del País, entre otras)  ha permanecido esa noción de “una literatura puertorriqueña”  enmarcada en un aura de invisibilidad.

Siempre han existido los que logran romper el cerco y trascender. Basta mencionar a  Julia de Burgos, Enrique Laguerre, Luis Rafael Sánchez, Mayra Montero, Edgardo Rodríguez Juliá o Rosario Ferré, para muestra. Sin embargo, en la última década hay una serie de variables que han incidido en que hoy día la literatura puertorriqueña  reciba un poco más de atención.

El suceso más contundente lo fue sin duda el Premio de Novela Rómulo Gallegos que Eduardo Lalo ganó este año por su novela Simone. Su discurso, en el que elaboró largamente en torno a la situación política de Puerto Rico y a la invisibilidad en la que florece mucha de nuestra literatura, recorrió Iberoamérica y atrajo interés hacia la tradición literaria a la que pertenece esa novela ganadora que muy poca gente había escuchado nombrar tanto dentro como fuera de Puerto Rico.

Meses después,  Barataria de Juan López Bauzá fue escogida por un jurado internacional como la obra ganadora de la tercera edición del  Premio Las Américas que nace en Puerto Rico pero nunca había reconocido una obra de un puertorriqueño. En esa misma lista, la escritora Janette Becerra ganó en la categoría de cuento -la única internacional en la pasada edición- en el certamen del Instituto de Cultura Puertorriqueña con su obra Ciencia imperfecta. Antes, Becerra había comenzado a darse a conocer ganando premios internacionales en España. Otro ejemplo ocurrió en el 2010 cuando la escritora Ivonne Denis ganó el V Premio Internacional de Periodismo y Literatura sobre Puerto Rico José Ramón Piñeiro León con base en Madrid por su colección de cuentos Capá Prieto.

Este mismo año Luis Rafael Sánchez fue galardonado con el Premio Internacional Pedro Henríquez Ureña de Literatura, instituido por el Ministerio de Cultura de República Dominicana, un reconocimiento a su probada y sólida trayectoria que formó parte de esta oleada de buenas noticias en el mundo de nuestras letras.

Madurez literaria

Entonces, ¿qué está pasando? ¿Hay más boricuas en jurados internacionales? ¿Mayor participación en concursos? ¿Ha cambiado el contenido? ¿Ha evolucionado la forma? ¿Hemos llegado a una madurez literaria? Preguntas válidas ante la realidad de que nuestra literatura no circula con fuerza en el gran mercado editorial. Es decir, que nuestros libros  viajan poco pero, al parecer, nuestra literatura termina por viajar más. Una contradicción más de las muchas que es vivir en esta Isla.

“Hay una sensación de que somos parte de una comunidad literaria y es el resultado de un trabajo que lleva años haciéndose pero que no había llegado a un nivel institucional”, opinó el escritor  Ángel Darío Carrero, quien formó parte del jurado que premió la obra de López Bauzá.

“Hay muchos más talleres literarios, están los programas de escritura creativa en las universidades, más posibilidades de publicación con editoriales más pequeñas.  También la literatura ya no es únicamente un espacio académico y eso ha creado más conversaciones y posibilidades de intercambios. A eso hay que sumar que hay muchos más certámenes ahora y todo eso abona a una profesionalización de la escritura”, expuso por su parte Mayra Santos Febres, directora del Festival de la Palabra, una plataforma que también ha servido para proyectar internacionalmente a escritores de la Isla.

La revolución digital y el contacto más inmediato  que nuestros escritores tienen con la literatura que se produce fuera del País también ha sido un factor clave, sobre todo, en el contenido de las obras. “Ya no es una conversación de nosotros con nosotros. Creo que hay una literatura más a tono con los tiempos a nivel internacional. No es sólo ya la identidad o el relato del Puerto Rico del pasado, sino son historias que tienen resonancia con un público más amplio”, añadió Santos Febres y puso como ejemplo la literatura de Sergio Gutiérrez, Luis Negrón o Francisco Font.

Su argumento, igualmente abre la puerta a pensar en que precisamente obras como Barataria -que ha sido reconocida- toca justo el tema que otros autores han empezado a dejar de lado o a abordar desde otros escenarios. Ambos extremos se abren la puerta unos a otros.

“Hemos escuchado las recomendaciones de las personas influyentes en el mundo de la literatura, estamos buscando más visibilidad, haciendo ediciones de autor con miras a que una editorial de afuera te vea y  haga la apuesta contigo”, narró Yolanda Arroyo Pizarro quien vivió una experiencia similar con la editorial española  Egales y recientemente fue invitada al encuentro Womens Writers of Africa celebrado en Ghana.

Por su parte, Janette Becerra apunta a una “mayor madurez sobre todo en narrativa, más atrevimiento para explorar con lo experimental pero de una manera sólida”. A eso suma, el que más puertorriqueños están participando en certámenes internacionales. “Cuando se logra llegar a las manos de un jurado se compite de tú a tú y se demuestra que la calidad de lo que se escribe aquí está a la par con  lo que se escribe en Hispanoamérica”, añade la autora que mira esta efervescencia con optimismo pues en momentos en que las noticias sobre el País -sobre todo en materia de economía y seguridad- son, por decir poco, tétricas “la cultura, una vez más está sacando la cara por Puerto Rico”, finaliza optimista.

Si algo está pasando verdaderamente o si se trata de una de esas marejadas felices, tendrá mucho que ver con el resultado concreto de estos reconocimientos y si, en efecto, podemos un día celebrar que tenemos una literatura realmente  más viajera.

http://www.elnuevodia.com/unaliteraturamasviajera-1631122.html

Brave pioneers of the alternative lifestyle

Brave pioneers of the alternative lifestyle: Stunning pictures of lesbian couples show the women who paved the way for modern day tolerance

29 September 2012

These are the pictures that document the changing times, from what was in fashion in clothing to what society deemed as appropriate.

Curated by Marie Lyn Bernard, also known as Riese, the pictures show how the community has changed and evolved in more than a century.

The editor-in-chief of Autostraddle took it upon herself to research early images of same-sex couples, painstakingly looking through archives, websites, digital collections, and Tumblr sites alike.

The idea, she wrote, was not just to collect the familiar images of actresses, but to get ‘pictures of actual people, pictures of women who were active in the community – regular human beings, writers, and social activists.’

She noted on her website that it was ‘impossible to verify the sexual orientation of some of the subjects of earlier photos’ that were sourced to Tumblr. She said: ‘Some of these photos may just be of cross-dressers or super-close friends.’

Victorian romance: A couple from the 1890s gazes into each others' eyesVictorian romance: A couple from the 1890s gazes into each others’ eyes

Jet setting: Neoclassical sculptor Edmonia 'Wildfire' Lewis, pictured in the 1880s, was an American-born artist who spent most of her time in a lesbian artists' community in RomeJet setting: Neoclassical sculptor Edmonia ‘Wildfire’ Lewis, pictured in the 1880s, was an American-born artist who spent most of her time in a lesbian artists’ community in Rome

1850's Charlotte Cushman and Matilda Hays
1900, Anna Moor and Elsie Dale

Herstory: Charlotte Cushman and Matilda Hays, a couple pictured from the 1850s, left, and right, Anna Moor and Elsie Dale pose for a photograph in 1900

1900s - Young couple seated in garden from the Powerhouse Museum Collection
1920s

Just the two of us: Left, a young couple in the 1900s is seated in garden from the Powerhouse Museum Collection, and right, a couple from the 1920s wearing top hats and three-piece suits

The odd couples: Four couples of women pose for a photo, around 1910The odd couples: Four couples of women pose for a photo, around 1910

1925 Dyke Lumber Company
 American blues singer Gladys Bentley poses with bandleader Willie Bryant in 1930 outside the Apollo Theater

Feeling friendly: Left,  four women at the Dyke Lumber Company in 1925, and right, American blues singer Gladys Bentley  poses with bandleader Willie Bryant in 1930 outside the Apollo Theater

Sock hop: Two seemingly gay couples from the 1950s pass the time outside a bank in IdahoSock hop: Two seemingly gay couples from the 1950s pass the time outside a bank in Idaho

Author Kathryn Hulme and former nun Marie Louise Habets, pictured in 1956Author Kathryn Hulme and former nun Marie Louise Habets, pictured in 1956

Ooh la la: Guests at the bar of the Chez Moune nightclub, the longest-running lesbian club in Paris, pictured in the 1960sOoh la la: Guests at the bar of the Chez Moune nightclub, the longest-running lesbian club in Paris, pictured in the 1960s

27 Jun 1971 --- Interracial couple embracing as demonstrators gather for the second Gay Pride Parade in New York City
14 Aug 1980 Gwenn Craig, San Francisco, CA, holds aloft a poster giving her sentiments during final session of Democratic Convention

All you need is love: An interracial couple embraced on June 27, 1971 as demonstrators gather for the second Gay Pride Parade in New York City, left; right, Gwenn Craig, from San Francisco, holds aloft a poster giving her sentiments during final session of Democratic Convention on August 14, 1984

Menacing: Three members of Lavender Menace at the Second Congress to Unite Women in New York in May of 1970Menacing: Three members of Lavender Menace at the Second Congress to Unite Women in New York in May of 1970

Clarification: A couple in the 1970s wore shirts portraying stereotypes during a protestClarification: A couple in the 1970s wore shirts portraying stereotypes during a protest

Lazy summer day: A Germantown couple on porch in 1977Lazy summer day: A Germantown couple on porch in 1977

TLC: Mariana Romo Carmona, left, helps girlfriend June Chan, right, with the mundane task of groomingTLC: Mariana Romo Carmona, left, helps girlfriend June Chan, right, with the mundane task of grooming

A lesbian couple show their affection for each other during a lesbian rights demonstration and march in 1994
1971 - Albany, NY

Showing affection: Left, a lesbian couple kisses at a 1994 protest, and right, a couple in Albany in the 1970s

More than friends: A couple show their affection in Greenwich Village in 1997More than friends: A couple show their affection in Greenwich Village in 1997

MarriageTying the knot: Joy Galloway, right, and Keltie Jones, centre, are married in San Francisco’s City Hall on February 13, 2004. Officials married a steady stream of gay and lesbian couples in a first-in-the-nation move that defied state law

LegalLegal: Karen Carter, left, and Joanne Ellerington, right, sit in a horse carriage after they exchanged vows in a civil ceremony for single sex couples 21 December 2005, at the Brighton Royal Pavillon in East Sussex, during the first day of legalisation in England

Happy day: Connie Kopelov, 84, right, and Phyllis Siegel, 76, married in New York in 2011 after a historic legislation allowed gay couples to legally wed in New York StateHappy day: Connie Kopelov, 84, right, and Phyllis Siegel, 76, married in New York in 2011 after a historic legislation allowed gay couples to legally wed in New York State

Proud: Lesbian couple River Moore, left, and Melissa Alameda, right, embrace during a gay and lesbian kiss in protest outside a Chick-fil-A restaurant in Decatur, Georgia in August of this yearProud: Lesbian couple River Moore, left, and Melissa Alameda, right, embrace during a gay and lesbian kiss in protest outside a Chick-fil-A restaurant in Decatur, Georgia in August of this year

Betances quiere vivir

Image

Por Tatiana Pérez Rivera /tperez@elnuevodia.com

30 de octubre de 2013
Cultura

“Sin prisa pero sin pausa hemos descubierto a Betances”, menciona el profesor Félix Ojeda Reyes con la complacencia de quien cuenta un secreto que por años compartió con su colega Paul Estrade, quien lo observa.

El primero boricua, el segundo francés. El denominador común Ramón Emeterio Betances, el gran antillanista nacido en Cabo Rojo en el 1827 y considerado el Padre de nuestra patria.

En la facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras, rodeado de rostros pintados o fotografiados de Betances en distintas edades, ambos profesores cuentan cómo la labor que realizaban por separado los unió a partir del 1985.

“La heroica Cuba fue la culpable”, menciona Ojeda, profesor en la UPR.

Cuando acudía al Archivo Nacional de Cuba o a la Biblioteca José Martí, al boricua siempre le decían: “tú te tienes que juntar con Paul en París”.

Porque Paul, en la Ciudad de la Luz, estudiaba a Martí y por dicho líder llegó a Betances quien aceptó la oferta del cubano de ser representante de su movimiento en tierra europea.

Desde Hunter College, donde laboraba Ojeda, salió la primera misiva que comenzó una relación profesional y fraternal que se ha mantenido.

Ambos señalan que el grueso de la obra de Betances anda perdida por el mundo ya que a su muerte a los 70 años en Francia, en el 1898, su viuda Simplicia no conservó -por razones que se desconocen- cientos de libros en los que el líder copiaba todo lo que escribía. Esa rigurosa práctica le había llevado a mantener registro de las cartas, artículos periodísticos, discursos, estudios científicos, cuentos, novelas y hasta tratados políticos que realizaba.

No les quedó más remedio que recorrer archivos. Además, en Puerto Rico tuvieron acceso a uno de esos libros de copia originales que estaba en manos privadas.

“Mira aquí la firma”, señala Ojeda en una copia encuadernada de dicho libro original donde se aprecia una caligrafía impecable.

“Lo que se perdió no solo son los documentos personales de Betances sino el archivo de la lucha de la nación contra la colonia”, sostiene Estrade, profesor en la Universidad de París VIII.

En el 2007, cuenta el catedrático francés, con Ediciones Puerto acordaron publicar en quince tomos la obra completa de Betances en un esfuerzo por dar a conocer de modo ordenado posturas y opiniones del prócer.

Del 1 al 5

Los primeros cinco tomos serán presentados esta noche, a las 7:00 p.m., en el Teatro Tapia, del Viejo San Juan. Abarcan documentos médicos y científicos, su cartas familiares y amorosas, su obra literaria y política repleta de correspondencia, proclamas, discursos y estudios. Otros tomos atenderán además sus artículos en prensa, temas específicos como su ingreso a la masonería, una biografía y una bibliografía.

“Estamos en una etapa casi final. Nos faltarían cerca de dos años y medio para culminar”, menciona Ojeda.

“A medida que lo fui investigando me di cuenta de su calidad de expresión, Betances piensa con fineza, expresa atinadamente y con humor los problemas de la época”, concluye Estrade.

“La indefensión política de Puerto Rico -aún es una colonia- no permite ver la grandeza de la obra de Betances”, señala Ojeda y agrega que las palabras del prócer “son la luz”. “Y la luz de alante es la que alumbra”, acaba.

http://www.elnuevodia.com/betancesquierevivir-1631370.html